Afines del 2018, desde NuevaUnión informaron que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero con el mismo nombre, no ingresaría al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) en dicho periodo como estaba proyectado y que éste se aplazaría hasta este año. Sin embargo, mediante un comunicado la empresa dio a conocer que postergará el ingreso del EIA debido a que realizarán un proceso de optimización el próximo año.

Empresa

«NuevaUnión informa que si bien espera completar su estudio de factibilidad a fines de 2019, tal como estaba planeado, ha decidido realizar un proceso de optimización del proyecto durante el 2020, incluyendo la evaluación de alternativas de puerto», señalaron en la misiva.

A raíz de esa decisión, agregaron que «se ha resuelto postergar el ingreso del EIA ante el Sistema de Evaluación, por lo que no será presentado a fines de este año como estaba previsto originalmente».

En relación al nuevo cronograma para presentar el EIA, indicaron que se informará oportunamente, conforme al resultado del estudio de optimización y considerando las condiciones de mercado. Además, señalan que durante este periodo seguirán trabajando con la comunidad para el desarrollo del proyecto.

Reacciones

Frente a esta medida, el seremi de Economía, Manuel Nanjarí, indicó que «claramente no son buenas noticias en el corto plazo, pero la empresa requiere fortalecer la ingeniería del proyecto para estimar las obras necesarias y permisos necesarios para operar. Hay que recordar que el proyecto fue aplazado y no fue dado de baja. Además, los inversionistas no han perdido el interés por el proyecto o por dejar de invertir en nuestra región».

Además, la autoridad de la cartera mencionó que con este aplazamiento, la inversión se realizaría en al menos tres años, lo que no implicaría consecuencias económicas en el mediano plazo para el desarrollo de la provincia. De igual forma, dijo que «lo que debemos realizar es seguir incentivando y monitoreando a que otros proyectos puedan comenzar con la construcción y desarrollo en la Provincia de Huasco», en esa línea apuntó al proyecto Soberana y Mariposa.

Por su parte el alcalde de Vallenar, Cristian Tapia, señaló que a su juicio el proyecto se realizará de todas formas y que esta postergación es parte de los procesos mineros. «Estoy optimista de que van a seguir adelante. Se han comprometido con la región y yo creo que la región y Vallenar se han comprometido con ellos también. Realmente es algo que necesitamos, va a ser un buen proyecto, que va a proteger el medioambiente y nuestras aguas y cuencas. Así que mientras se desarrolle en estas condiciones, hay que tener paciencia», dijo el edil.

El presidente de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama (Corproa), Daniel Llorente, comentó que esta noticia no es algo alentadora, considerando que sienten la necesidad de contar con un megaproyecto de inversión que le entregue dinamismo a la economía de la Provincia del Huasco y a la región, pero de igual forma entienden que un proyecto de esta envergadura requiere ser bien estructurado.

«Estamos con un nivel de frustración, pero las noticias que da la compañía es que dentro de este trabajo de replanteamiento van a aprovechar de utilizar las instalaciones que compraron en Vallenar y eso me parece que es una buena señal (…) pensamos también que este tipo de decisión de alguna manera considera la creciente oposición, que no es muy grande, pero sin duda alguna hace pensar y hace que los pasos sean más cautelosos, porque nadie quiere desgastarse en juicios y situaciones legales», comentó Llorente.

En el mismo tenor, el presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios de Servicios del Huasco (Apeme), Humberto Osorio, catalogó esta medida como «un retroceso» para la provincia, que afecta a diversos rubros. «Creo que todo lo que corresponda a un retraso de un proyecto va en desmedro de nuestra provincia y nuestra economía , y seguimos retrocediendo. Vemos que un pequeño grupo de gente no quiere que la provincia avance, están parando los proyectos en la provincia. La cesantía sigue creciendo».

Además, el dirigente de Apeme hizo un llamado a las autoridades a operar frente a este caso y el de otras empresas mineras que han visto estar detenidas, «porque la provincia tiene que progresar. Necesitamos que las empresas que están en proyectos empiecen a funcionar lo antes posible», agregó.

Movimiento socioambiental

Desde el Movimiento Socioambiental Valle del Huasco, quienes han mostrado su descontento con este proyecto, indicaron que esta medida la toman como «una pequeña victoria de la comunidad organizada» ante una iniciativa «inviable y que lo único que hará es destruir y contaminar «. Además, señalaron que la amenaza no es solamente el mineraducto que piensan instalar, sino que la serie de impactos que traería el proyecto, al cual llaman «nueva destrucción».

Una de las voceras de este movimiento, Constanza San Juan, apuntó que «sabemos que el proyecto no es arreglable ni optimizable, sabemos que es inviable y que ese tiempo tiene que ver más con tener un tiempo extra para buscar comprar a nuevas personas, conciencias y autoridades, que es la única forma que tiene este proyecto para imponerse en la provincia, porque no tiene licencia social y no la va a tener tampoco, menos en este contexto de sequía».

Frente a las críticas de que se oponen al desarrollo de la provincia, San Juan indicó que no se trata de «un pequeño grupo» de personas, sino que hay varias comunidades que se oponen al proyecto y manifestó su rechazo a que una transnacional defina el desarrollo de una provincia, junto con la aceptación de NuevaUnión entre las autoridades.

«Es lamentable que las autoridades que apoyan este proyecto y que son bastantes en la región, están pensando que este proyecto va a venir a solucionar el problema de cesantía, siendo que por un lado esto no va a ser así y segundo, lo que acá necesitamos más que nunca es autoridades que vean a largo plazo, en el contexto del cambio climático».

Por último, la vocera del movimiento expresó que seguirán pendientes de lo que pase con el proyecto. «No tienen cómo comprobar que no van a impactar ni dañar y por eso en el fondo este tiempo (…) Aclarar a la comunidad que esto habla de un proyecto que no está bien diseñado y que nunca va a tener un buen diseño, porque no es posible este proyecto en el Valle del Huasco», concluyó.

 

Fuente: Diario Atacama