Multigremial de Atacama se reactiva para enfrentar efectos del COVID-19.

Su más profunda preocupación por la pandemia mundial ocasionada por el Coronavirus (COVID-19) y sus efectos en la salud de la ciudadanía, la seguridad empresarial, el bienestar laboral y la economía del país, expresó la Multigremial de Atacama.

Tras diversas teleconferencias entre los representantes locales y el presidente de la Multigremial Nacional, Juan Pablo Swett, se intercambió información sobre los problemas de las empresas, aspectos médicos, sociales y económicos relacionados con la emergencia sanitaria y reiteraron la disposición a colaborar con las autoridades en el desafío enfrentar esta pandemia.

En este sentido, la Multigremial de Atacama destacó los estrictos protocolos sanitarios tomados por las empresas para evitar poner en riesgo la salud de los trabajadores, colaboradores y familias, esto en línea con las recomendaciones que lleva adelante el Ministerio de Salud.

Del mismo modo, la Multigremial de Atacama ha velado para que las medidas adoptadas al interior de las empresas, sean acorde con la realidad de cada una de ellas, en el sentido de proteger el empleo, la productividad, mantener la cadena de suministro de bienes y servicios y evitar quiebras o embargos, entre otras situaciones complejas.

Daniel Llorente, presidente de la Multigremial de Atacama, destacó que “nos hemos reunido para buscar soluciones, apoyarnos entre nosotros y lograr acuerdos para lograr una mayor y efectiva y pronta ayuda de parte del Estado y de los privados, en especial de la banca”.

El líder gremial resaltó que “la salud de nuestros trabajadores es lo principal, entendiendo que ellos son nuestro mayor capital, pero no podemos perder de vista que si nos paralizamos se podría generar una crisis mayor de la cual se nos haga imposible recuperarnos. Sin producción no hay economía que resista y esa es una realidad”.

Para Juan Pablo Swett, “los apoyos anunciados por el Gobierno son fundamentales, pero están proyectados para durar unos 90 días, de seguir con la pandemia vamos a tener muchos problemas, los que son comunes a lo largo del país, queremos estar unidos para enfrentarlos con la fuerza de las regiones”.

A su turno, Arnaldo Papapietro Schubert, presidente de la ATA, valoró el encuentro de los principales gremios de Atacama y destacó que “estamos muy preocupados por lo que está viviendo nuestro sector a causa del Coronavirus. Los siguientes pasos son aterrizar el apoyo que ofrece el Gobierno para las empresas que hoy están sin flujo para poder mantener a los colaboradores y no tener que llegar a despidos masivos o cierres de establecimientos. A través de la Multigremial estamos pidiendo ser escuchados y apoyados para sobrevivir. Como gremio estamos desconcertados y devastados, el turismo se encuentra hoy en las últimas prioridades de las personas, lo cual es muy duro para las empresas y sus colaboradores”.

Lina Arrieta, presidenta de APECO, agregó que “la unión hace la fuerza y unidos queremos expresar nuestra preocupación al Gobierno en cuanto a cómo las medidas que han lanzado van a palear la cesantía que se viene, porque una cosa es la pandemia y cuidar nuestra vida y otra es la necesidad de comer. Nosotros desde la agricultura no podemos parar la cadena de abastecimiento”.

En tanto, Arnaldo Papapietro Vallejo, presidente de la Cámara de Comercio de Copiapó, dijo que “estamos aunando esfuerzos porque encuentro que las medidas que ha tomado el Gobierno son insuficientes y tardías. Falta más apoyo, no que nos regalen el dinero, sino que lo necesario para subsistir, estamos prácticamente en la UCI y algunos camino al cementerio”.

Finalmente, la Multigremial destacó el anuncio efectuado por el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil, quien presentó un fondo de 50 mil millones de pesos (destinados a la adquisición de insumos médicos) que los empresarios pusieron al servicio del país no sólo con recursos económicos, sino que también con esfuerzo y capacidad de gestión.

Multigremial Atacama

 

 

Minera Candelaria-Lundin Mining, continúa centrándose en la salud y seguridad de sus trabajadores, contratistas, familias y comunidades, dada la evolución de la pandemia de COVID-19 en nuestro país. La prioridad de la compañía es garantizar que las directrices nacionales e internacionales del Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud no sólo se cumplan, sino que se superen para cumplir ese objetivo.

Desde el inicio de la pandemia, el Comité de Gestión de Crisis de Candelaria, ha estado trabajando intensamente para implementar un plan de acción para COVID-19, basado en las instrucciones de las autoridades de salud, además de participar en el Comité de Respuesta Regional presidido por la máxima autoridad en Atacama, con el objetivo de actuar en concordancia con las prioridades y protocolos regionales.

Específicamente, para reducir la exposición de los trabajadores al virus, implementamos de inmediato un modelo de teletrabajo, que ha permitido que en este momento todos los equipos de apoyo a las operaciones del distrito están trabajando desde sus casas.Además, todos los trabajadores mayores de 65 años, aquellos que tienen condiciones médicas crónicas preexistentes, mujeres embarazadas y quienes presentan síntomas similares a los del resfrío o gripe, también están protegidos en sus domicilios. Del mismo modo, las empresas que brindan servicios a Candelaria han desarrollado y están implementando medidas preventivas para cumplir con los protocolos de Candelaria.

También hemos implementado una serie de medidas preventivas prácticas, como el distanciamiento social en todos nuestros espacios generales y comedores. En este caso, hemos extendido los horarios de servicio de almuerzo para evitar el hacinamiento, hemos marcado la distancia de 2 metros en la línea de espera y hemos suspendido las reuniones presenciales mediante el uso de nuestras tecnologías de comunicación remota. Los vehículos de transporte, las áreas comunes, los baños y los vestuarios se desinfectan y revisan permanentemente.

Candelaria valora la disciplina y la colaboración de todos sus trabajadores, a quienes se les ha pedido que estén en aislamiento preventivo, ya sea porque han estado en el extranjero, se han puesto en contacto con alguien que dio positivo por COVID-19 y a aquellos que están con síntomas de resfrío o gripe.Hemos duplicado nuestro personal médico para monitorear y ayudar a los trabajadores en esta condición.

Otra medida preventiva es el cambio de modalidad de servicio de nuestras oficinas comunitarias de Tierra Amarilla, Caldera y Copiapó, desde el modo presencial a la modalidad online (redes sociales y correo electrónico). Todo nuestro equipo del área comunitaria está enfocado en mantenerse en contacto y trabajar con nuestras comunidades para responder a sus necesidades.

La compañía continuará con la suspensión de todos los viajes nacionales e internacionales. Al mismo tiempo, ha suspendido todos los programas de visitas a las instalaciones hasta nuevo aviso.

Minera Candelaria recuerda a sus trabajadores y comunidades que la mejor medida de prevención es la responsabilidad personal y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Cuidar su salud y la de los demás es responsabilidad de todos.

Seguiremos trabajando con las autoridades a fin de colaborar con el control de esta pandemia y para tomar las mejores decisiones dada la difícil situación que enfrenta el país.