La consejera del Banco Central de Chile, Rosanna Costa, fue la encargada de presentar en Atacama, el Informe de Política Monetaria (IPoM) del mes de junio. La actividad se enmarcó en el ciclo de conferencias on line que la CORPROA viene desarrollando -en el contexto del Covid-19- para sus socios, colaboradores y comunidad en general, en línea con su habitual entrega de información relevante para la región.

El interés por la exposición de la economista quedó reflejado en los más de 80 participantes que se conectaron a la actividad y que incluyó a autoridades, empresarios y diversos personeros de Atacama.

Para Costa, la Región de Atacama, minera por excelencia, hasta 2018 exhibía más periodos con caídas del PIB que de un aumento de la actividad, aunque en la actualidad se veía más dinamismo en proyectos del sector. “Sin embargo, en esta coyuntura están ralentizados por los procesos ambientales. En tanto, desde el punto de vista del desempleo, la región muestra una tasa mayor al resto de país y desde fines de 2019 hasta ahora, perdidas significativas en la creación de empleo por cuenta propia y asalariado”.

En cuanto a las cifras generales del país, sostuvo que Chile ha tenido una macroeconomía ordenada que ha generado ahorros y credibilidad de parte del Banco Central lo que nos ha permitido una respuesta económica contundente en el manejo económico financiero.

No obstante, “el impacto inmediato de la crisis Covid-19 ha sido severo, su prolongación mayor a la esperada y sus repercusiones de largo plazo aún inciertas”, sostuvo.

En su IPoM de junio, el Banco Central precisó que ningún país del mundo ha escapado a este fenómeno, proyectándose que la mayoría de ellos experimente significativas caídas de la actividad este año. Chile no es la excepción, previéndose para el 2020 una contracción de entre -5,5% y -7,5%, la mayor en 35 años.

“Se que las noticias que traje no son buenas, pero lo hacemos con mucha transparencia. Todo esto ha provocado un deterioro de la actividad y el empleo”, superior al previsto hace algunos meses”, insistió.

En ese sentido, destacó que el BC ha implementado una serie de medidas durante los últimos meses, en respuesta al drástico cambio en el escenario macroeconómico. “En su Reunión de junio decidió intensificar el impulso monetario (mediante medidas no convencionales de apoyo a la liquidez y el crédito), comprometiéndose a mantenerlo por un largo período de tiempo”.

Asimismo, la economista destacó que “las medidas de distanciamiento social han disminuido significativamente la

movilidad, afectando la actividad y el empleo en sectores donde predomina el contacto social. “Sin embargo, la Ley de Protección del Empleo (LPE) ha permitido que un número importante de personas accedan a sus fondos del seguro de cesantía y mantengan su vínculo laboral”

Por el lado de la inversión, dijo que “también ha disminuido, principalmente por la elevada incertidumbre, las mayores necesidades de caja y la percepción de menor demanda”.

Daniel Llorente, presidente de CORPROA, valoró que el Banco Central entregue esta información en Atacama, “más aún en estos tiempos de incertidumbre donde cobra más relevancia. De manera técnica, pero a su vez muy clara, recibimos los análisis de la consejera Rosanna Costa que nos entregó la visión del Instituto Emisor, frente al escenario de pandemia que estamos viviendo y lo compleja que puede estar la economía nacional, local y mundial”

Llorente advirtió que el Instituto Emisor sostiene que “si la pandemia comienza a descender, la economía podría mostrar signos de recuperación recién a fin de año, para consolidarse entre el 2021 a 2022, pero no a los niveles que teníamos antes de esta crisis”.

Junto a ello, reconoció su la preocupación porque “la inversión está dañada básicamente por las cuarentenas e incertidumbre. Ya en marzo había una postergación de ellas lo que se profundiza en el último tiempo. Lo mismo el consumo, por el menor ingreso de las personas, las perdidas de puestos de trabajo y la precaución de los consumidores. Entendemos y velamos por la seguridad y bienestar de las personas, pero reiteramos que las cuarentenas deben ser muy bien compatibilizadas y deben aplicarse como medidas extremas, dado que también provocan situaciones complejas para las familias”.

Asimismo, Llorente dijo que “una buena noticia sería la estimación del precio del cobre, por sobre los US$ 2,50 este año, US$ 2.60 en 2021 y US$ 2,75 en 2022 y el petróleo cercano a los US$ 40”.

Finalmente, el líder gremial señaló que “el Banco Central indica que la economía ha tenido una buena reacción a las medidas del gobierno. Lo fundamental es mantener la liquidez de las empresas. Tenemos que cuidar a las Pymes en el país y de Atacama, dada su importancia para generar empleos, por lo mismo esperamos la eficiencia en las ayudas anunciadas”.

 

Revisa la presentación y otras conferencias en los siguientes enlaces:

 

Ciclo de Conferencias CORPROA 2020