La mañana de este viernes, el Instituto Nacional de Estadísticas Atacama, informó que “En el trimestre abril-junio de 2020, la estimación de la tasa de desocupación se situó en 11,6%, creciendo 2,6 pp. en doce meses, como consecuencia del mayor decrecimiento de los ocupados (-16,5%) en relación a la baja de la fuerza de trabajo (-14,0%). Por su parte, los desocupados aumentaron 11,0%.

Las cifras marcan una profundización de la crisis en el ámbito laboral, marcada por cifras en aumento en los últimos tres meses.

Según el análisis realizado por CORPROA, Atacama registró la mayor merma de empleos de su historia, llegando a 24.440 puestos de trabajo perdidos en 12 meses, donde la disminución de la ocupación en las áreas de construcción, actividades de alojamiento y de servicios de comidas y comercio fueron las más afectadas.

En este marco, Daniel Llorente, presidente de la CORPROA, manifestó que estas cifras se explican en el contexto del estallido social, la pandemia por COVID-19 y de todos los problemas económicos que se han venido arrastrando en el tiempo.

A lo anterior, Llorente sumó los efectos que tendrá la cuarentena en la capital regional,  en la próxima medición:

Al ser consultado por la incertidumbre por la concreción del proyecto Rajo Inca de Codelco y que posibilitaría poder alargar la vida y funcionamiento de la División Salvador, Llorente se mostró esperanzado en que aún se podría rescatar su viabilidad, donde se espera que serían más de 5000 puestos de trabajo:

Pese a la adversidad que se vive en Atacama, donde las negativas cifras de desarrollo ponen cada vez la situación en cuesta arriba, Daniel Llorente no pierde la esperanza en que en conjunto, con distintos actores sociales se le puede hacer frente tanto a la emergencia sanitaria, como a la crisis económica, comentando que “es difícil para todos nosotros, en la Corporación somos empresarios de distintos tamaños, donde puede haber una gran empresa, pero en la gran mayoría son empresas regionales y empresas medianas y pequeñas, donde trabajamos en nuestra misma empresas, en nuestro mismo emprendimiento y somos generadores de trabajo para muchas familias,  entonces es un tema que nos golpea duramente, pero por esencia, tenemos que ser optimistas, porque tenemos que sacar adelante nuestros emprendimientos”:

 

 

También puedes revisar esta nota en Radio Nostálgica.

 La implementación del teletrabajo en el país llegó a 72% durante la semana del 16 de marzo. Sin embargo, muchos reconocen que su organización tiene nula o intermedia capacidad para realizar teletrabajo, ya sea porque no cuenta con la infraestructura necesaria o la tecnología adecuada.

 

30 de julio, 2020. El coronavirus cambió la forma de vivir la cotidianidad, las costumbres y hasta la forma de trabajar. Tras varios meses de cuarentena, el home office se ha convertido en una realidad para la gran parte de las empresas, y si bien se ha demostrado que, a nivel internacional, la productividad se incrementó en un 28%, existen otros factores sobre esta práctica que pueden afectar a los colaboradores.

 

En Chile, de acuerdo con un estudio de Randstad, la implementación del teletrabajo en el país llegó a 72% durante la semana del 16 de marzo. Sin embargo, el 53% de los encuestados reconoce que su organización tiene nula o intermedia capacidad para realizar teletrabajo considerando que, para que esta modalidad funcione correctamente, tiene que existir una infraestructura y tecnología adecuada.

 

Claudia Sáez, Gerente de RRHH de Sodexo, explica que “en tiempos excepcionales como los que estamos viviendo es necesario que los líderes y jefes de las organizaciones tengan especial atención con el bienestar de sus colaboradores a la hora de trabajar, para así influir en su satisfacción y motivación, ya que no solo es complejo trabajar bajo estas circunstancias, sino que también afecta el ámbito personal”. Para eso, Sáez, identificó los principales desafíos a la hora de trabajar en casa y así encontrar una solución:

 

Largas jornadas de trabajo

 

Muchos trabajadores han notado que estando en casa es difícil apagar la computadora y dejar para mañana esos correos o tareas que se presentan tras finalizar la jornada laboral. Podría parecer normal asumir que, al estar en casa, el colaborador estará disponible todo el día. Al final, las restricciones para salir los mantienen en casa. Sin embargo, es importante descansar y saber desconectarse. Y al mismo tiempo, los buenos líderes, deben saber respectar el horario laboral.

 

Falta de comunicación y compromiso

 

Estar lejos representa un reto de comunicación para cualquier tipo de relación, más aún cuando no es un modelo de trabajo que se ejecute normalmente. Es importante que estés al pendiente del bienestar de tus colaboradores y de encontrar la manera de comunicarles que son parte de un equipo, aunque no se encuentren en el mismo lugar.

 

Problemas técnicos

 

Algunas veces no es que el colaborador no quiera realizar sus tareas, sino que existen problemas en casa fuera de su alcance. Conexión a internet, falta de equipo, escritorio o fallas en la luz pueden ocasionar que los colaboradores no rindan al 100%. Y es que, en la oficina, cada empleado cuenta con un espacio exclusivo para ellos, una silla adecuada y lo básico para desempeñar sus funciones, cosas tan cotidianas que pueden pasar desapercibidas, pero cobran relevancia cuando no se tienen. Procura proveer a tus colaboradores las herramientas fundamentales, te sorprenderá la efectividad y eficiencia que un simple detalle puede generar.

 

Falta de organización y metas

 

Trabajar a distancia no solo es un reto para los empleados, sino para el área de recursos humanos y los líderes de cada equipo. No es lo mismo poder supervisar o monitorear el desempeño de tus empleados de manera presencial, por lo que tú método debe cambiar. Trabajando vía home office puede resultar más eficiente un plan por objetivos en el que los empleados no estén tan apegados a un horario, sino a cumplir con metas fijadas previamente por ambas partes.

 

 

Conflictos familiares

 

Los problemas familiares suelen impactar en el desempeño laboral y viceversa, si consideras que ahora tus colaboradores se encuentran en el mismo espacio trabajando y conviviendo con sus familias, la situación puede salirse de control. Para solucionarlo, puedes realizar actividades a distancia que integren a las familias, respetar sus horarios laborales y brindarles la capacitación necesaria para enfrentar esta situación.

 

 

Problemas físicos y emocionales

 

Muy de la mano del problema anterior se encuentran los problemas personales derivados tanto del trabajo como del encierro. Algunos de los más frecuentes son:

 

  • Insomnio y episodios de ansiedad que estén alterando el ciclo del sueño
  • Estrés o explosividad
  • Sedentarismo y consumo elevado de comida chatarra (azúcares y carbohidratos)
  • Problemas ergonómicos y dolores relacionados
  • Arrebatos emocionales
  • Ansiedad

 

En Sodexo hemos acompañados a nuestros equipos, entre otras cosas, a través de talleres online que entreguen consejos de cómo trabajar desde casa y/o sobrellevar la carga laboral-familiar; así también algunos dirigidos a las jefaturas para el desarrollo de reuniones efectivas. Cómo equipo de Recursos Humanos estamos desarrollando Virtual Coffee dirigido a los managers con el objetivo de generar espacio de contención y entrega de herramientas para sostener el trabajo en esta contingencia.

 

Fuente: Sodexo

 

Con más de 60 participantes conectados on line, se desarrolló la octava conferencia remota programada por CORPROA en el contexto del ciclo ofrecido -vía streaming- a sus socios e invitados en medio de la pandemia del Coronavirus.

En la oportunidad, se analizaron las nuevas tendencias respecto a la innovación y emprendimiento. Para ello, se contó con la participación de Isidora Undurraga, historiadora, columnista de Economía, Negocios y Consultora, junto al empresario Pablo Zamora, científico de formación y co-fundador The Not Company , quienes expusieron el tema “Mentes inquietas – Nuevas Soluciones”.

Zamora es científico de la información, bioquímico con estudios nucleares, expertos en temas relacionados con la Antártica y que vivió varios años en la selva mexicana.

A su juicio, “la forma de hacer los cambios son a través de la entrega de soluciones. Lo interesante de la gente que hace investigación aplicada, como mi caso, y que termina armando compañías, es que me di me di cuenta que la única manera de tener un impacto en mi investigación era ligado a las personas, a los humanos, usuarios de cualquier conocimiento que yo generara”.

Volvió a Chile en 2015 donde fundó un centro de innovación en Ciencias de la Vida, ligado a la Universidad de California, además creó una empresa social, llamada Vincula que trabaja con comunidades indígenas y Not Co (The Not Company), empresa chilena de food tech (productos preparados con innovación tecnológica), que usa inteligencia artificial para crear alimentos deliciosos, sustentables y accesibles, todo a partir de plantas.

“Se habla bastante de la innovación, pero la gente que se dedica a esto, lo convierte básicamente en una forma de actuar y son personas que antes, probablemente tenían esa habilidad, pero no contaban con las herramientas para lograr actuar, hoy existe una especie de canal de comunicación muy interesante y hay que atreverse”, dijo.

Para Isidora Undurraga, el interés de su trabajo va por saber “cómo evolucionamos como seres humanos, qué nos mueve, porqué hacemos lo que hacemos y los patrones de la historia que se van repitiendo.  Casi siempre se habla desde la economía, entonces cómo las mentalidades y las visiones implican generar cambios y desarrollar soluciones innovadoras que nos puedas llevar a evolucionar como sociedad. Cuando la innovación solo la describes desde el punto de vista económico, quedan fuera varias puntos que son sumamente críticos para que una construcción sea robusta y holística”.

Finalmente, Zamora sostuvo que “está bien que existan los teóricos, pero creo que falta gente que tome el bastón de los cambios y los haga. Los gurú  de la innovación en Chile hablan de los cambios, pero desde la estratosfera, lo que necesitan territorios como Copiapó u otros, es gente que tome las reivindicaciones y desarrolle iniciativas y ahí el aparato público debe acompañar e incentivar que estos procesos ocurran y que la gente sea osada en esos cambios”.

 

Para más información revisar revisar las Conferencias y conocer nuevas fechas en nuestra página web: https://corproa.cl/index.php/ciclo-de...

 

Y también te invitamos a acompañarnos en nuestras redes sociales, en twitter como @corproa (https://twitter.com/corproa) y en Instagram como @corproa.cl (https://www.instagram.com/corproa.cl/).

 

Revive esta Conferencia: